-Todo empezó en el año 2013. Surgió de una necesidad. De forma casi espontánea y observando los nuevos hábitos de compra de las personas, el mío inclusive, como empezó este proyecto, para convertirlo en definitiva en una realidad con la posibilidad futura de ser viable económicamente. Fue, por decirlo de alguna manera, la 1ª semilla de este árbol.

Necesidad.

Externa: Observé una nueva necesidad en el mercado que despertó mi curiosidad. Un cliente potencial atractivo, casi huérfano en ese momento de una empresa o servicio para lo que buscaba. Gestionar las posibilidades que da internet como una herramienta real, útil y cercana para vender más, llegar mejor y a más clientes, y que ello mejorara sus ingresos, que pudiera además ayudar y empujar a diferenciarse de la competencia, en un momento difícil, donde prevalecía aun la idea en muchas empresas que la venta tradicional era el único método posible.

Interna: Independencia. Libertad. Ganas de crear un proyecto propio con ilusionan y que pudiera a la postre ser un modelo de negocio de éxito (o se acercara a ello). Emprender en muchos casos surge más de la inquietud de no tener jefe. Este hecho fue una de las circunstacias que me empujó a impulsar el proyecto o emprender, y que suele ser uno de los principales motivos en la mayoría de los emprendedores. Además se une el hecho de no tener un horario o una rutina fija de trabajo, marcado o fijado por terceros y que los clientes, ganados con sudor, fueran mi recompensa, no la de otro, recompensas satisfactorias para seguir y creer en uno mismo.

Si eres creativo e inquieto para crear cosas es difícil conjugar este hecho con los hábitos estrictos y fijados por una estrategia empresarial ajena que marca una línea de hacer las cosas, en la mayoría de los casos inamovible.

-Las ganas por emprender se enfatizaron y las resumí en un primer momento en una ecuación que en ese momento me pareció simple, si quería echar para adelante este proyecto:

                                  Un cliente = un ingreso

 

-Porque emprender un proyecto en España no está carente de ciertos impedimentos y reglamentos que complican y hacen en muchos casos desvanecer esa ilusión por emprender, además de los miedos y dudas internas y externas que se suman a ese difícil viaje.

Por ello emprender, y más en este país, es sólo recomendable para mentes valientes.

 

-Y de aquellos barros estos lodos

Por ello y tras estos casi 3 años, puedo decir que la carrera continúa. Que no es poco. No han sido pocas las veces que pensé en dejar la idea y centrarme en trabajar para otro de forma decidida, un planteamiento asentado en la comodidad y el confort de un salario fijo mensual, un contrato y una labor basada en la rutina. Hecho que he consumado en algunos casos, ingresos de los cuales me servían para seguir “regando” mi idea y este proyecto -autofinanciado-

-Hoy los datos no son mucho más alentadores, España está en el puesto 33 de facilidad para hacer negocios* además de que el tiempo y el gasto para iniciar un proyecto no son menores, donde “ya empiezas perdiendo” es una frase que se repite y que se ha convertido casi en un lema en este país, cuando se trata de poner en marcha tu empresa/proyecto.

-Si estos argumentos no son suficientes para echarte atrás y aun así continuas queda otra parte o parcela no menos importante para todo emprendedor.

La financiación

-Esta parte no es menos importante. Con el grifo de los bancos cerrado y la confianza de inversores muy baja aun, encontrar dinero para poder dar a conocer tu idea y encontrar los clientes suficientes para sobrevivir es el siguiente paso. Toca improvisar y hacer de tu cuenta corriente un ejercicio de ingeniería económica.

-Cierto es que el sector de las TIC o STARTUPS está en boca de casi todos, pero no es suficiente con apostar por un proyecto que esté de moda o aprovechar la ola del mercado para subirse a ella, porque para empezar ni la ola es tan grande ni todos cabemos en ella. E igual que se forma la ola se desvanece al llegar a la orilla. Pan para hoy. .

-Lejos queda ya cuando España fundamentaba gran parte de su riqueza en la red de Pymes y profesionales de diferentes sectores que suponían un porcentaje muy elevado del PIB del país. Lejos queda también cuando la alegría económica era contagiosa y ello generaba un B2B de forma casi natural entre empresas, necesitadas ambas partes de servicios de forma recíproca.

Con todo ello parece mentira que, según el informe mundial del GEM, hoy sea España uno de los países en el mundo referente en emprendeduría. **

 

-Hoy continua la historia, peleando en la arena, contra los mismos miedos internos, con alguna alegría, la dureza de la competencia, la volatilidad de las necesidades de las pymes, la crisis que aun perdura o los gastos necesarios para mantenerse a flote. Pero con la meta y la mente puesta en consolidar este proyecto para que siga dando frutos.

*[Fuente 20minutos http://www.20minutos.es/noticia/2689241/0/como-emprender-espana/pais-burocracia-dificultades/financiacion-consejos/]

**[Fuente diariocrítico http://www.diariocritico.com/noticia/494366/emprendedores-2020/espana-ya-es-un-referente-en-emprendimiento-mundial.html]