Distanciamiento social

Mucho se habla en estos días, o semanas, en línea con lo que estamos viviendo cada día por la situación de confinamiento por el coronavirus, que el distanciamiento social parece que no va a ser una medida cautelar. Algunos medios ya hablan de la extensión de esta medida preventiva, que ayudará a reducir los contagios considerablemente hasta encontrar la vacuna, se prolongaría hasta el 2022. Nosotros nos hemos acordado hoy y hacemos un pequeño homenaje, con una referencia filmográfica de aquella película de Pixar de 2008, Wall-e, que tan buenos recuerdos nos dejó.

¿Viviremos en una burbuja?

En esa película se predecía, en un mundo futuro, que las personas no volverían a entender las relaciones humanas como las entendemos hasta el día en que apareció el virus. Que desaparecería el contacto humano, que deberemos mantenernos alejados, que deberemos mantener distancia, y que poco a poco nos iremos educando en esa idea de que estar separados es sano.  Cierto que esa película animada no hizo referencia a que eso ocurriera por un virus, pero si que creo que el comportamiento al que podemos ir sería algo muy parecido, y quizás podamos sacar alguna conclusión.

La memoria es cortoplacista

Quizás este momento que vivimos ahora sea inolvidable. Quizás, y eso confiamos, esto nos enseñe o podamos sacar algo positivo de todo esto. Algunos hablan de que saldremos mejores personas. Que el solo hecho de que los humanos nos hayamos retirado del espacio que compartimos con la naturaleza ha hecho rebrotar una ciudad más sana, más limpia. Hoy aquello que el hombre ensuciaba con su presencia es menos letal para la naturaleza.

Paradójico que cuanto más encerramos estamos, mejor está el planeta. 

Unido a todo esto a llegado, casi por lo ·bajini”, las plataformas de entretenimiento, aquello que llamábamos en mi generación los “blockbusters”

Plataformas de entretenimiento a precio casi de risa para mantener a la familia unido en frente de una tv. COn todo tipo de oferta. Para mayores, para pequeños. Sin importar la edad. Sin olvidar otros métodos de comunicación o entretenimiento que ta estaban, como las redes sociales o las aplicaciones móviles para hacer videos y compartirlos con los tuyos. 

Todo esto, en suma, es lo que parece nos trae el siglo XXI. La transformación digital más transversal y completa que hayamos visto hasta ahora. Esas máquinas que parecen ocupan el espacio que antes ocupaban los espacios públicos, los bares o cafeterias con la excusa de reunirse al rededor de un café o una cerveza. Hoy parece que ya estemos olvidando esas pequeñas cosas y estemos construyendo un mundo virtual de relaciones y entretenimiento virtuales. Donde las máquinas poco a poco se hacen más indispensables. Donde ya están empezando a crear cierta dependencia.

Nosotros siempre creemos en las relaciones humanas. En el acercamiento. En las conversaciones de cafetería. En las reuniones en persona, y donde las personas se abrazan y se miran a los ojos, sin una máquina o una cámara por medio.

dropshipping logo

El dropshipping en la mercadotecnia

Es sabido sobretodo para los amantes del mundo de las tiendas online, creadores de shopify o técnicos de SEO que construyen tiendas online de afiliación con Aliexpress o Amazon, que el Dropshipping es hoy un arma muy potente de venta en internet. Se ha creado, cierto bulo, de que este método es la panacea del negocio online. Hay por ende, detractores y animadores sobretodo en el canal de Youtube, que hablan de pros y contras de esta forma cada vez más extendida de ganar dinero desde casa. Últimamente, y aprovechando el confinamiento, me he puesto a rastrear de forma concienzuda por internet, todo aquello que esté relacionado o vinculado con el tema, prestando bastante atención a en que consiste este modelo de negocio, y después en conocer como se puede aplicar a un modelo de negocio de venta online tradicional.

 

En primer lugar observo que existen varias ventajas de implementación del modelo de negocio de afiliación o dropshipping a un modelo de venta online para un cliente. Cuando un cliente te pide que le prepares un proyecto para poder vender online o para poder pasar del offline al online, tienes que saber o conocer que herramientas son las más ventajosas. Obviamente también tienes que conocer su mercado, si tiene realizado con anterioridad una estrategia de branding, si existe o no un nicho para su negocio o producto, etc.


Por ello nos resulta atractivo conocer este mundo que lleva tiempo impulsando a emprendedores en hacer dinero rápido y con poco coste, usando páginas de creación de comercio electrónico como shopify que ayudan a vender un carrusel de productos y que por posicionamiento o por estrategia SEO, consigues llegar a tu público objetivo de forma más rápida. 

Dejando al lado las polémicas sobre si es o no una forma adecuada de hacer negocio, si los resultados son en realidad los que algunos te quieren vender o si es una forma de hacerte millonario en internet, nosotros nos quedamos con lo que nos conviene, y es que sabemos que el modelo de venta a distancia tiene un potencial enorme, que cada día hay más personas y empresas, y más aún con esta crisis sanitaria que nos obliga a estar en casa, que usan internet para comprar o vender desde casa o desde tu oficina o local, que el producto les llegue a casa en un clic, usando el buscador que le muestra las páginas mejor posicionadas en referencia a las palabras clave que ha sugerido. 

 

Podemos decir que ha llegado la era del SEO y de la venta online para todo tipo de negocio.

motivation, change, improvement

La covid nos está tocando el alma

-Hoy, después de más de 3 semanas de confinamiento, nos vienen a la cabeza diferentes pensamientos, reflejo no sólo de las horas pasadas en casa, sino también del bombardeo de videos de personas y allegados o extraños,  que estos días por diferentes medios nos sacuden y que, en algunos casos, podemos ver nuestro lado más solidario, el lado menos amargo. Son días de guardar los propios intereses para cuando salgamos de esta. La Covid nos está tocando y no sólo en nuestro propio bienestar y en la salud, sino en el alma. Nos está tocando en una parte que hasta ahora no conocíamos y está despertando en algunos una propiedad que quizás teníamos reservada para aquellas personas con devoción solidaria. Pero hoy toca ponerse los guantes

-nunca mejor dicho- y decidir qué puedo hacer yo por los demás sin esperar nada a cambio. Sin mirar únicamente el interés monetario, de parar el tiempo y mirar si realmente no estamos hoy aquí para conseguir este logro juntos, uniendo fuerzas sin un puro sentido o fin lucrativo, y si eso, una vez aplicado, no nos devolverá mucho más de la inversión en tiempo que hayamos podido invertir. Salir de esta no sólo pensando si seremos mejores personas, sino pensando que nos necesitamos como sociedad mucho más de lo que pensábamos, que cuando trabajamos y ponemos de acuerdo a un grupo de personas con un propósito o con un fin concreto, nuestra realidad mejora, podemos conseguir cosas que quizás no hubiéramos hecho como individuos. 

-Ojalá este confinamiento, este pesar de los días sin tener una rutina, esta solidaridad conjunta y global, traiga un nuevo entender de la comunicación entre las persona, una reflexión que debemos hacernos todos, la vida no es finita, los recursos no son finitos, las personas valemos más que el dinero que atesoramos, nadie está a salvo de nada, y en momento de mayor vulnerabilidad, algunos se juegan su plato de comida por ayudar al prójimo. Esta puede ser la mayor lección de humanidad para la humanidad que hayamos tenido nunca.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies