motivation, change, improvement

La covid nos está tocando el alma

-Hoy, después de más de 3 semanas de confinamiento, nos vienen a la cabeza diferentes pensamientos, reflejo no sólo de las horas pasadas en casa, sino también del bombardeo de videos de personas y allegados o extraños,  que estos días por diferentes medios nos sacuden y que, en algunos casos, podemos ver nuestro lado más solidario, el lado menos amargo. Son días de guardar los propios intereses para cuando salgamos de esta. La Covid nos está tocando y no sólo en nuestro propio bienestar y en la salud, sino en el alma. Nos está tocando en una parte que hasta ahora no conocíamos y está despertando en algunos una propiedad que quizás teníamos reservada para aquellas personas con devoción solidaria. Pero hoy toca ponerse los guantes

-nunca mejor dicho- y decidir qué puedo hacer yo por los demás sin esperar nada a cambio. Sin mirar únicamente el interés monetario, de parar el tiempo y mirar si realmente no estamos hoy aquí para conseguir este logro juntos, uniendo fuerzas sin un puro sentido o fin lucrativo, y si eso, una vez aplicado, no nos devolverá mucho más de la inversión en tiempo que hayamos podido invertir. Salir de esta no sólo pensando si seremos mejores personas, sino pensando que nos necesitamos como sociedad mucho más de lo que pensábamos, que cuando trabajamos y ponemos de acuerdo a un grupo de personas con un propósito o con un fin concreto, nuestra realidad mejora, podemos conseguir cosas que quizás no hubiéramos hecho como individuos.

-Ojalá este confinamiento, este pesar de los días sin tener una rutina, esta solidaridad conjunta y global, traiga un nuevo entender de la comunicación entre las persona, una reflexión que debemos hacernos todos, la vida no es finita, los recursos no son finitos, las personas valemos más que el dinero que atesoramos, nadie está a salvo de nada, y en momento de mayor vulnerabilidad, algunos se juegan su plato de comida por ayudar al prójimo. Esta puede ser la mayor lección de humanidad para la humanidad que hayamos tenido nunca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies